Danza

Otras de las disciplinas artísticas que se estudian en Triarte es la Danza. Estos estudios pueden comenzar a partir de los cuatro años, ya que a esta edad el niño se inicia en el conocimiento de su cuerpo, posibilitando su mejor postura y colocación corporal, desarrollando al mismo tiempo el sentido rítmico y despertando su sensibilidad artística. Los niños tienen una capacidad de comprender de forma natural que les permite crecer como personas a cada instante. La danza es uno de los caminos para que puedan expresarse y ser mejores personas cada día.

En Triarte ofrecemos la práctica de la Danza Española y la Danza Clásica para formar completamente al cuerpo humano. El tiempo invertido en el aprendizaje de la Danza variará en función de las edades. Los cursos irán destinados tanto a aquellos alumnos que se acercan por primera vez a la danza como a aquellos que de alguna manera quieran perfeccionarse o acceder a la prueba de las Enseñanzas Profesionales de Danza para ingresar en un conservatorio público.

La especialidad de Danza se desarrolla en los siguientes cursos:

• Taller de Iniciación a la Danza (4 y 5 años)
• Taller Infantil (6 años)
• Taller Preparatorio (7 años)
• Nivel Elemental (a partir de 8 años sin límite de edad)
• Curso de preparación a Enseñanzas Profesionales de Danza

En el Taller Infantil y Preparatorio, el programa se desarrollará en dos clases semanales de 60 minutos de duración cada una, dedicándose una clase a Danza Española y otra clase a Danza Clásica. En el Taller de Iniciación a la Danza se imparte dos clases semanales de 45 minutos de duración cada una, dedicándose una clase a Danza Española y otra clase a Danza Clásica.

Las clases tanto de Nivel Elemental como de Preparación a las Enseñanzas Profesionales de Danza se amplían en horario semanal, en función de la mayor dificultad y puesta en práctica de los programas.

El programa de la danza en general, estará enfocado a despertar y fomentar las capacidades de los alumnos, y puede resumirse en los siguientes elementos:

Objetivos

  • Desarrollar el sentido rítmico, apoyándonos en la expresión instrumental corporal como son pitos, palmas, zapateados.
  • Alcanzar el placer por la danza, con una actitud positiva, de superación, desafío por alcanzar nuevas metas y un trabajo diario intenso y gratificante.
  • Llegar más alto, mantenerse más tiempo, mejor equilibrio, más giros y deseos compartidos para ser cada día mejor, pero sin dejar de dialogar y conocer límites de cada alumno, para sentir que la superación está dentro de cada uno y puede expresarse con alegría y diversión.
  • Respetar el espacio individual pero desarrollando un sentimiento de unidad.
  • Agilizar la memoria con la percepción visual.
  • Favorecer la discriminación auditiva, ayudando a diferenciar con facilidad los diferentes parámetros del sonido (lento/rápido, fuerte/piano).
  • Iniciarse en el conocimiento del cuerpo, para allanar el camino hacia la mayor corrección postural posible, adoptando una correcta colocación del cuerpo, que permita una base técnica sólida. Adquirir la coordinación corporal con sentido rítmico y musicalidad, coordinando movimientos de cabeza, piernas y brazos.
  • Despertar e incentivar la sensibilidad artística, valorando la inventiva propia y la improvisación y la capacidad expresiva del alumno.
  • Fomentar la participación en el aula y desarrollar un sentido crítico positivo hacia los compañeros y hacia ellos mismos para favorecer una actuación desinhibida dentro y fuera de la clase.
  • Desarrollar la correcta actitud de los alumnos en el aula refiriéndonos a su comportamiento y al respeto a las normas que la rigen, a la indumentaria a usar, a las relaciones entre los diferentes integrantes del aula (alumnos, profesor, maestro acompañante) y a enseñarles a cuidar el material a utilizar, ya sea propio o comunitario, valorando el silencio como elemento imprescindible para el trabajo y rechazando el ruido molesto y desagradable.
  • El elemento lúdico está presente en cada clase.

Metodología

Es la forma de entender el proceso de enseñanza-aprendizaje y su favorecimiento. Esta deberá ser muy activa y participativa, favoreciendo la interrelación de todos los componentes de la clase, en la que la danza se viva desde la expresión y de la percepción. Además de usar los métodos propios de la actividad dancística podremos hacer uso de recursos metodológicos tales como juegos, improvisaciones, observaciones, ….

Las explicaciones se realizarán de forma colectiva, por lo que la observación por parte del alumno y la imitación al profesor serán dos de los grandes pilares de la metodología de la danza, además de una atención individualizada para aclarar conceptos, posiciones o movimientos que presenten una mayor dificultad de asimilación. La repetición servirá también para sustentar la base metodológica. Estas repeticiones se realizarán dividiendo el conjunto de la clase en grupos que trabajarán los ejercicios propuestos de forma encadenada y continuada de tal modo que, al no participar todos los alumnos al mismo tiempo durante la ejecución de estos ejercicios, podrán observar a sus compañeros, recapacitar sobre el ejercicio en cuestión y hacer suyas las correcciones o indicaciones que se hagan a otros compañeros.

La improvisación será también muy importante para, por un lado, facilitar la salida de la sensibilidad artística fomentándola y, por otro, lograr la mayor desinhibición posible en la participación en el aula. Las improvisaciones podrán ser individuales o en grupo.

Por último, sabemos que toda actividad educativa se mueve dentro de unos parámetros espacio-temporales y, aunque el respeto al ritmo de cada alumno es fundamental, los objetivos y contenidos deben tener un tiempo previsto para su cumplimiento.